¿Es adecuado usar la bofetada para disuadirles de conductas inaceptables?

 

Habiendo como técnica disciplinaria. (Recuerde que disciplina significa enseñanza, nunca castigo).

 

Como algo excepcional, se puede dar un cachete ocasional a fin de disuadir de conductas muy peligrosas, tales como bajar corriendo de la acera a la calzada, meter los dedos en los agujeros de los enchufes, intentar coger la plancha caliente o tirar piedras a otro niño.

 

De acuerdo con mi experiencia, hay diversas razones para evitar las bofetadas:

 

  • 1· Es muy fácil pasarse de la raya y golpear en exceso o demasiado fuerte.
  • 2· Hay otras técnicas más eficaces a largo plazo, y que tienen los mismos efectos a corto plazo.

 

Rara es la ocasión en que no hay algo que funcione. En esos caso, recuerde que a veces no importa perder algunos puntos, mientras se acabe ganando la partida.

 

  • 1· Los niños tozudos se vuelven más tercos aún después de la bofetada.
  • 2· Cuando un niño está realmente enfadado y fuera de control, el cachete, lejos de hacerlo calar, suele ponerle más nervioso.

 

Recuerde, yo no recomiendo las bofetadas. Sin embargo, si tiene que utilizarlas, es importante que se limite a lo siguiente:

 

  • 1· No golpee a su hijo con objetos como cucharas de madera, cuerdas o cinturones. Hágalo sólo con la palma de la mano.
  • 2· No le dé más de tres bofetadas. Si aún así­ el niño parece no responder, NO continúe, sólo conseguirá quebrantar su ánimo, y sentirse avergonzado de usted mismo al cabo de un rato.
  • 3· Péguele sólo en el muslo o en el trasero. La única excepción puede ser un ligero cachete en el dorso de las manos.
  • 4· Nunca zarandee a un niño. Podría provocarle daños en el cerebro, los ojos o en otros órganos.
  • 5· No olvide explicar a su hijo que lo que estaba haciendo era muy peligroso, y que usted tenía miedo de que se hiciera mucho daño o se lo causara a otros, si ése es el caso.

 

SI TIENE PROBLEMAS PARA CONTROLAS SUS ENFADOS, NO GOLPEE A UN NIÑO BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA.